jueves, 18 de mayo de 2017

Yo también corro...

...aunque este año no lo parezca.

Y es que para 2017 tenía previsto alejarme un poco de las carreras –en el sentido competitivo-, pues el año pasado después de varias ultras acabé algo saturado. Sólo un dorsal y listo, el resto a disfrutar del campito sin reloj y a centrarme en otras historias que tenía –y tengo- pendientes.
And the winner is...

La idea era hacer Ultra Trail Mont Blanc, pero no hubo suerte en el sorteo. Cambio de planes y a por Ultra Pirineu, pues llevo tiempo con ganas de hacer una carrera en Cataluña. Llega el día del sorteo…agua nuevamente. No problem, será por años.
Tercera opción: Epic Trail. Una prueba  igual de bonita o más que la anterior. Pero…no da puntos UTMB o al menos no están seguros de poder ofertarlos como en 2016. Pues descartada.
Una carrera muy pistera... ;)
Voy directamente al buscador de carreras que dan 5 puntos UTMB en España y me llama la atención una denominada “Güeyos del Diablu”, en Asturias. Y claro, Asturias es acierto seguro.
Entro en su web y me gusta lo que veo. Una carrera modesta, de sólo 300 participantes máximo, alejada de las grandes citas nacionales (aunque dentro de la Copa de España) a desarrollar en el Macizo y Parque Natural (sitio súper bonico) de Ubiña, con cotas de casi 2200 metros de altitud, 80 kilómetros, más de 6000 metros de desnivel positivo y que recibe esa peculiar denominación por su curiosa historia:
La imagen de la prueba es un cráneo de toro rescatado del sendero. Al parecer sus pistas fueron tradicional paso de ganado y era común que algunas reses se despeñaran por el camino. Al inicio de la prueba hacen un curioso ritual con la calavera y fuego…y a la llegada es tradición sacarte una foto con la misma.
La famosa calavera
Parece una carrera muy muy técnica viendo distancia y tiempo empleado, pues que el primero invierta 10 horas en completar 80 kilómetros deja a las claras que poca pista vamos a pisar. Sin duda, un buen test y una experiencia que espero sea enriquecedora.
Sugerente perfil.
Por cierto, “Güeyos del diablu” significa “Ojos del diablo”.

Pues a eso voy, a por mis 5 puntos para volver a intentar estar en UTMB, a por mi foto con la calavera para mirarle los "güeyos al diablu" y obviamente, a comer cachopo, fabada y beber sidra.

Pero para eso falta mucho aún, mientras, ponte el dorsal tú y nos seguimos viendo en algunas salidas y metas con micro en mano.

Ah, por cierto, no se amarguen por boberías, no tengan miedo y sean felices. ;)

lunes, 28 de noviembre de 2016

Una ultra entre volcanes. [Crónica Haría Extreme]



Con la Haría Extreme tocaba poner fin a un año de carreras corto (en número de dorsales) pero intenso en cuanto a kilómetros.  Una carrera que ya conocía pero ampliada a la distancia Ultra. Difícil de planificar y de concretar una estrategia clara por sus características tan especiales y diferentes al resto de carreras.


Llegamos el viernes a primera hora y el ambiente en Haría es brutal. Se respira trailrunning por los cuatro costados, pero aunque cueste, poca fiesta, que hay que madrugar mucho, así que prontito para el catre.


La salida es a las 7:15 desde el Parque Nacional de Timanfaya entre volcanes y camellos. Sencilla, sin arco, banderas, megafonía ni speaker (en Parque Nacional supongo que toda la parafernalia estará prohibida). Y ni hizo falta ni lo eché de menos (aunque acabe de tirarme piedras sobre mi propio tejado, jeje).
Antes de salir. Foto Mayayo Oxigeno.

Los primeros kilómetros caen muy rápido, todos  por debajo de los 5 minutos y con ritmos cercanos a 4. Unas pequeñas montañas de picón y entramos en La Geria. ¿Un vinito?El recorrido es espectacular. Volcanes y malpaís. Esto es una carrera de montaña pero sin frondosos bosques y pinocha. Por una vez, nadie los echa en falta.
Los paisajes de Lanzarote...flipada. Foto Angeles C.

Paso gran parte de estos tramos en la divertida compañía de Jorge y Alvaro y el camino se hace más ameno. Dejamos atrás Mancha Blanca, Soo…y de ahí bajada y paseo por la playa hasta Caleta Famara. 50 kilómetros en 5 horas. Ritmo de locos… ¿Lo pagaré luego en la segunda parte ya con montaña pura y dura? Veremos.
Que bien lo pasamos...jeje.

La primera ascensión es técnica y complicada, se hace tediosa y el bastoneo incomoda más que ayuda, pero la corono sin problemas. Algo de agua y bajada hasta Arrieta. Con calma, 3 días antes, mirando para los celajes, me hice un esguince grado 1 y aunque no molesta cualquier mínimo fallo en un apoyo sé que me puede dejar fuera de la carrera. Tras Arrieta entramos en la zona que atraviesa el malpaís, así que lo mismo, caminando y con calma. De ahí a Orzola. Fuerzas intactas, queda lo más duro, pero me veo fuerte.

Aquí llegaría el momento negro de la carrera, me despisto en la zona de la playa y me equivoco de camino, en lo que encuentro el mismo, lo deshago para volver a la zona donde me perdí y lo vuelvo a hacer, pierdo unos veinte minutos y gano 2,5 kilómetros. Cosas que pasan…no hay que darle más vueltas.
No me acuerdo de quien es la foto. Perdón.

Subida al Mirador del Rio, cómoda y sin complicaciones. Un ratito corriendo y otro caminando. Ya estamos arriba. Solo queda bajar el sinuoso camino de Los Gracioseros y la temida subida a Guinate. Nueva bajada pisando huevos por el tema tobillo y para Guinate. Aquí es cuando anochece y las balizas se convierten en enemigas/amigas. Enemigas porque algunas son reflectantes y el ir directo hacia ellas es un error porque por medio hay otras ocultas que no se reflejan. De un problema hacemos una virtud: "Llega a una baliza, te paras y no sigas hasta que encuentras la siguiente", me digo. Ahora Haría Extreme es una divertida carrera/escalada de orientación. Así se me hace más amena la subida y sin darme cuenta me encuentro arriba. Ya está, “sólo” queda la última subida y el último paseo hasta Haría.
Más volcanes. Foto Revista Trail.

Tengo fuerzas de sobra, tengo piernas, pulmones, no hay problemas…así que a disfrutar de los últimos kilómetros del año. Y así llegué a la meta. Completada la tercera ultra del año sin ningún tipo de problema. Incluso me quedé con ganas de más…así da gusto acabar las carreras.Como colofón, mi compañero de Solorunners y afamado Speaker (para mi sin duda el mejor) Depa, me da una calurosa bienvenida. ¡Muchas gracias!

En definitiva, carrera muy recomendable, para repetir y perfectamente organizada por Arista Eventos. Si acaso, como se deduce arriba, reforzar un poco el balizado y la seguridad en una zona tan complicada como es Guinate y a lo mejor retrasar un poco el horario de las guaguas a la salida, ya que a las 6am en mitad de la nada hacía un fresquito nada agradable. O adelantar la carrera unas horas para que todos lleguen de día a la meta.
Y me puse "la cachucha" de Depa. Gracias por el recibimiento, maestro.

Como siempre dar las gracias a todos los que me estuvieron siguiendo y animando, a Aarón de Fisiobiord por "apañarme" el tobillo en tiempo record, a los entrenadores de Runhabitat por ayudarme a completar otra ultra con cero problemas físicos, gracias Abel por el video del día anterior y por la visita nocturna del día antes y especialmente a Sara por acompañarme y hacerme de asistencia en todos los avituallamientos. Gracias gracias e infinitamente gracias.

Y así acaba un año con sólo cuatro carreras realizadas, Maratón Ruta de los Molinos, TransGC 125km, Gomera Paradise Ultra y Haría Extreme Ultra…pero con 339 kilómetros de competición en total.

Ahora a descansar un mes y buscar nuevos y diferentes retos para 2017.


Datos Técnicos:
Prueba: Haría Extreme Ultra. 19/11/2016
Kilómetros: 102. (3208 desnivel+).
Tiempo: 12h38m59seg.
Posición: 18 general. 15 senior. 124 finishers.
Minutos por Kilómetro: -
Ganador: Remi Queral (9:33"54). Magdalena Laczak (11:26"32).
Galeria de Fotos:

Material utilizado:
Zapatillas: Hoka One One Mafate
Textil: Camiseta Tuga, pantalón Tuga, calcetines Stance.
Accesorios: Chaleco Instinct, Bastones Ferrino Eiger, Cinturon Arch Max Belt.
Reloj: Suunto Ambit 2S.
Nutrición: Geles 226ERS (Frutas del Bosque, Piña-coco y Cola), Pastillas de sal 226ERS, Pastillas Zero High5, 2 gominolas Clif Blok, Gatosport. Datiles con jamón.

martes, 18 de octubre de 2016

El precio contra la ilusión.

Hoy he visto en una web online de venta de material deportivo una playera que tenemos en Solorunners a un precio inferior a nuestro coste. Buceando un poco por la red, he visto unos pocos casos más del mismo tipo y, por normal general, el coste final para el cliente en la mayoría de artículos era algo inferior al nuestro.

Ante todo, esto no es una crítica a dichos comercios, de hecho, eso no quiere decir que nosotros mismos no tengamos algún día tienda online, al contrario, nos encantaría, pues son muchos los amigos de otras islas que nos piden ese servicio. Simplemente, sería un añadido.

“Precios imbatibles…compra al mejor precio…” y frases similares puedes encontrar en cuestión de segundos en decenas de páginas de internet de calzado deportivo.

Ya era así antes de decidirnos a abrir Solorunners. Por lo cual ni me quejo ni casi que me molesta. Es más, creo que nos diferencia. Y me explico:

Nunca he visto al Señor Wiggle animando a los corredores que confían en tus productos un sábado lluvioso a las 8 de la mañana en una montaña perdida. Ni tampoco preguntándoles que tal les fue la última carrera o que reto se están preparando. Ni he visto al Señor Wiggle explicándole a un corredor  que playera le puede venir mejor, preguntándole si se ha lesionado recientemente, su peso, su forma de correr, el uso que les va a dar, mirando la suela de la anterior… Tampoco felicitándole por sus resultados o mirando en internet como ha quedado en la carrera el cliente amigo que estrenaba playeras ese día. Ni mucho menos, he visto al Señor Wiggle exigiendo mejoras en algunos parques de la ciudad, con una "jose" (hoz en la península) recuperando un camino perdido, donando zapatillas o ayudando a carreras modestas a salir adelante. Lamentablemente, los impuestos que pague el Señor Wiggle tampoco se van a dirigir a tales causas.

Pero, sobre todas las cosas, el Señor Wiggle nunca verá la cara de ilusión de un corredor que afronta su primera ultra, o de un novel que viene con miles de preguntas porque se ha apuntado a su primera carrera, o escuchar a una señora decir que ya no le duelen los pies gracias a la playera que le has recomendado, o a otro chico que viene a darte las gracias porque los geles le sentaron genial en su maratón y bajó su tiempo.
Afortunadamente eso lo vivimos a diario nosotros, como también Quique en Running Project o Fernando en Arista.

Y por eso abrimos un día tras otro, porque somos corredores, nos lo pasamos pipa, nos encanta nuestro trabajo y ver a corredores cumpliendo retos y sueños. Y mientras eso sea así y sepamos transmitirlo, estoy seguro de que a cualquiera le compensará la pequeña diferencia, porque, realmente…no hay comparación entre un trato cercano, amigable y personalizado donde palpar el producto, hablar del mundillo y hasta tomar un café a la fría pantalla del PC.

martes, 13 de septiembre de 2016

¡Poker de ultras canarias completado! [Crónica Gomera Paradise]

Que sí, que no, que sí, que no puedo, que ahora si puedo pero no estoy en forma, vamos a hacer una prueba a ver qué tal...y finalmente sí, inscrito y debajo del arco de salida de la Gomera Paradise. 
Preparación en tiempo récord y tirando de sensaciones, hasta mes y medio antes la tirada más larga no pasaba de 20 kilómetros y acabando "de aquella manera". Ya sabes, últimamente aparezco más por las carreras con micro en mano y menos con dorsal en pecho (ojo, dorsal en pecho es una contradicción importante, no se si alguien ha caído en eso). 
Perfil y recorrido.
Y así me vi en la Plaza de América dispuesto a correr 60 kilómetros (que primero eran 58, luego 61 largos y finalmente se convirtieron en casi 70). 
Se da la salida y de entrada no tengo buenas sensaciones, las horas en la oscuridad se me hacen largas y voy muy alto de pulsaciones. Además cuando empieza a amanecer, entre el sereno de los árboles y la niebla densa mis gafas quedan totalmente empañadas -maldita miopía-, no veo absolutamente nada.
Así han pasado ya varios kilómetros y los primeros mil metros positivos de desnivel por el Parque Natural de Majona, que por cierto, poco tiene que envidiar a Garajonay. Tras eso, ya más estable, inicio el descenso a la playa. "Se acaba el verano y casi que esta es la primera vez que vengo a la playa", me digo. Ya entonces no me cuadran absolutamente nada las distancias con los avituallamientos marcados y perfiles. ¿Me habré equivocado en algún lado? Serán varias horas más las que pase acompañado de esos pensamientos hasta comprobar que a todos nos pasa lo mismo.
Llego a Agulo y toca subir por el sendero del Mirador de Abrante. Es una edificación que desde abajo se ve minúscula en lo alto del risco...pero el cartel dice que el camino es de solo 1,2km. Es decir, la subida es vertical como pocas. 
Allí arriba pequeñito está el Mirador. Esta es la subida en cuestión.
En el Mirador de Abrante el día anterior.
En menos de 4 horas estoy arriba, la cosa va bien, ahora toca una pista de tierra larga en falso llano y luego bajar a Hermigua para subir al Aula de la Naturaleza y tocar algo de Garajonay. El tiempo es perfecto, los paisajes espectaculares (si, muchos kilómetros son por esos paisajes típicos de foto de Garajonay con laurisilva a tope, neblina...vamos, que parece que nos va a saludar un duende en cualquier momento) y las sensaciones buenas. Además, voy hablando con participantes de otras islas sobre carreras y experiencias y el rato se hace más agradable. 
A estas alturas mi Suunto ya se ha cogido vacaciones, pues olvidé ponerle el modo ultra de duración. Así que ahora ya esto es la aventura total, sin reloj, distancias y con una chuleta que no vale para nada.
Última subida por senderos frondosos para descender hasta "El Atajo", que es una especie de Ayagaures pero en versión gomera. Hasta aquí llegamos por asfalto puro y duro en bajada, menos mal que de cuádriceps no voy especialmente tocado que si no... 
Último avituallamiento, todo controlado, "sólo" queda una subida, pero que subida, en 3 kilómetros 600 metros de desnivel positivo y al sol por un camino que podría pasar por un híbrido entre La Plata y San Pedro. 
Material utilizado
Aquí haciendo cálculos...si mantengo un ritmo curioso puedo bajar de las diez horas, así que otra vez toca poner modo persecución, como cuando en la Transgrancanaria me empeñé en bajar de las 19 horas (y lo conseguí por unos segundos). 
Me sobraron 7 minutos. 9 horas 52 minutos 57 segundos para acabar el 27 de la general. Lo podría haber hecho mejor, pero en dos meses poco más se puede hacer.
Otra ultra para la saca. Esta además muy dura, para ser tan "corta" tiene un desnivel brutal, no tiene nada que envidiar en dureza a carreras como Transvulcania. Es más, personalmente, me parece más complicada la carrera gomera que la palmera.
En términos organizativos le doy un notable. Bolsa del corredor muy completa y atención perfecta, tan solo mejoraría el balizado, pues las cintas estaban muy distanciadas y en momentos te angustiabas al no verlas por si te habías equivocado (y estar 5 minutos sin saber si vas bien, y más en esta carrera con tanto "pa´rriba-pa´abajo", tener que deshacer lo andado no es agradable) y sobre todo ser consecuentes con las distancias, el recorrido debe ser el mismo en el papel que en la realidad, porque preparar una competición de 60km y que luego sean 10 y 1000 positivos más te descuadra ritmos, estrategia y suplementación y puede fastidiarte la carrera. Otro apunte es el concierto final, tras levantarte a las 4am, que estén hasta la 1 am con la música altísima y no poder dormir cuando a las 6:30 debes estar en planta para coger el barco...llámame finoli, pero me apetecía descansar un poco.

Con todo, notable alto y carrera muy muy recomendable. 
¡Ah! Y además ganamos por equipos Néstor Estupiñan, Héctor Granado y yo dentro del Team "RunHábitat-Solorunners" aunque en este caso mi papel fue empeorar la media del grupo, jeje. 

Y esto fue lo que dio de sí la Gomera Paradise, un viajito en muy buena compañía donde como siempre tengo que agradecer a Sara su predisposición a ayudarme, su compañía y pedirle perdón por este hobby tan raro que es hacer ultras... "Ya te podría gustar jugar a la petanca", me dice. ¡Gracias por estar!
Siguiente reto: Haría Extreme Ultra. 
#KeepPushing!

Datos Técnicos:
Prueba: Gomera Paradise 2016. 10/09/2016.
Kilómetros: 62km. 5000m+. (En realidad 69km).
Tiempo: 9h52m57s.
Posición: 27 general. 16 senior. 138 finishers.
Minutos por Kilómetro: -
Ganador: Antonio Martín Rocha (7:31"51). Ana Belén Martín (10:23"19).
Galeria de Fotos:
SolorunnersGC

Material utilizado: 
Zapatillas: Hoka One One Mafate
Textil: Camiseta SportHG, pantalón Tuga, calcetines Stance.
Accesorios: Chaleco Salomon Sense Ultra, Bastones Ferrino Eiger, Cinturon Arch Max Belt.
Reloj: Suunto Ambit 2S.
Nutrición: Geles 226ERS (Frutas del Bosque, Piña-coco y Cola), Pastillas de sal 226ERS, Pastillas Zero High5, 2 gominolas Clif Blok, Gatosport. Datiles con jamón.

sábado, 21 de mayo de 2016

De "Platero y tú" y unas Salming Elements.

A Pedro le gusta el Rock&Roll. A Pedro también le gusta el running. Suele salir a correr con su MP3 y hace deporte mientras escucha sus grupos favoritos.

A Pedro le encantaba "Platero y Tú". Escuchaba sus temazos con fervor y admiración. Se sabía todas sus letras, Pedro cantaba en la ducha eso de..."Y creo que muero si no siento el roce de tu cuerpo junto a mí. Recuerdo tus labios y esos ojos que al mirar casi hacen daño".

Y a Pedro se le partió el corazón cuando se disolvió el grupo. Pero el dolor duró poco, Fito Cabrales creaba "Fito y los Fitipaldis" y Pedro volvió a cantar sus canciones. 

Pero...pronto detectó a otros grupos sociales, como quinceañeras en plena pubertad, con camisetas de "Fito y Fitipaldis" copando gran parte del aforo de los conciertos de dicho grupo.

Y Pedro renegó del grupo, se fue a otras corrientes, empezó a escuchar otros grupos de los denominados "underground".

Y la historia se repetía una y otra vez, y una y otra vez Pedro volvía a aficionarse a otros grupos que sólo él y cuatro más escuchaban. Y si alguno se volvía superventas... Pedro volvía, incluso en ocasiones, al límite casi del desprecio, por muy bueno que fuera el grupo.

En su otra faceta, a Pedro le pasaba lo mismo. Empezó a correr con una de las primeras ediciones de Nike Pegasus -la 33 llegaba al mercado en estos días-, pero claro, todos corrían con esa zapa, y por tanto ya no era buena. Luego se fue a marcas "exóticas" que nadie tenía, como Brooks o Saucony, pero las líneas de salida de cada carrera fueron llenándose de Ghost y Kinvaras. 

Luego le dio por la montaña, y se compró unas Salomon. La mayoría iba con Asics Trabuco, y el estaba encantado con sus innovadoras Speedcross. Pero pronto las cambió por unas La Sportiva Raptor, y nuevamente todas las carreras se llenaron de Ultra Raptor y Bushido. Pedro, por último, compite con unas Salming Elements.

¿Son algunas marcas peores por ser más comerciales o no dedicarse en exclusiva al running? ¿Son otras, mas "underground", de mejor calidad, simplemente por no ser tan conocidas?

Personalmente, opino que hay marcas muy pequeñas que se dedican en exclusiva al running -o al trailrunning- que hacen un producto excelente y superior al de las grandes firmas, y otras que se han puesto muy de moda últimamente precisamente vendiendo esos valores...que son una auténtica castaña.

En definitiva, que nunca me compraría una playera u otra en relación al baremo que se trata en esta entrada del blog.

Y tú, ¿Te ves reflejado en Pedro?

miércoles, 20 de abril de 2016

Estamos inscribiéndonos a carreras por encima de nuestras posibilidades

Y no me refiero a económicas, cada cual controla su economía y gasta sus euros donde, cómo y cuando quiera. Y me parece perfecto y estupendo.

Hablo de físicamente. Y ahora pongo el titular dentro de signos de interrogación: ¿Estamos apuntándonos a carreras por encima de nuestras posibilidades?

Hace prácticamente mes y medio, seis semanas escasas, terminé la Transgrancanaria tras cuatro meses de entreno específico. Decidí darme una semana de reposo absoluto y luego he ido entrenando por sensaciones, cuando me apetecía y sin nada en mente. Fuera pulsómetros y demás por un tiempo, hasta encontrar un nuevo reto que me apeteciera y empezar a organizar entrenos de forma más "seria". Al fin y al cabo, sólo ha pasado poco más de un mes.

Pues bien, en ese tiempo, mucha gente no solo es que se haya inscrito en varias carreras, sino que han participado en Entre Cortijos, Circular Extrema de Moya, Corriendo por Vegueta...y demás carreras del calendario.
La bici, entreno perfecto para reducir impactos y no perder forma

¿Son superhéroes? ¿No sería lógico darle una pequeña tregua al cuerpo? ¿No es el descanso igual de importante o más que el propio entreno? ¿No es esto contraproducente?

Yo, como diría Luis Alberto Hernando, estoy en periodo de "ahora toca descansar y coger algunos kilos para luego volver a retomar todo".

No estoy apuntado a ninguna carrera, no he sentido la necesidad y tampoco creo que sea el momento. En mente tengo estar en la salida de la Gomera Paradise y la Haría Extreme, ambas en la modalidad ultra. Con eso cerraría 4 carreras en este 2016. Ruta de Los Molinos 42k, Transgrancanaria 125k, Gomera Paradise 62k y Haría Extreme 100k.

Más que suficiente....y a lo mejor hasta demasiado.

jueves, 17 de marzo de 2016

Reto conseguido. [Crónica Transgrancanaria]

El día que cumplí 31 años, Sara apareció con una tarjeta. Al abrirla, ponía: Vale por una inscripción para Transgrancanaria 125.

Era una carrera que tenía en la lista de pendientes y que me seducía mucho, así pues, el "sí, quiero" fue inminente. Eso significaba empezar en pocos meses a entrenar "a saco" para preparar a consciencia la prueba, pues 125 kilómetros no son para tomarlos a broma. Además, era la primera vez que me proponía superar la centena de kilómetros, y no solo eso, sino que habría que sumarle un cuarto más de esa cantidad al resultado final. Sin duda, un reto atractivo.
Gracias Sara. Contigo empezó todo. :)

Y el día llegó, el viernes a las 22 horas estaba preparado en el Puerto de las Nieves y con muchas ganas. Quedaban atrás 111 entrenos en 4 meses llevados de forma estricta y seria, por lo que el trabajo estaba hecho y "solo" quedaba rematar la faena, pero... que faena, y claro, las dudas siempre aparecen. El más mínimo fallo, imprudencia o infortunio puede echar por tierra el trabajo de meses. Pero... ¿Verdad que esa incertidumbre es la que hace más divertido el juego?

Una hora después tomamos la salida casi 900 corredores, entre ellos la élite del mundo. Ventajas de este deporte, si te gusta el fútbol difícilmente podrás jugar un partido con Messi, Valerón o Roque Mesa. Si te gusta correr puedes estar en la salida con Chaigneau, Capell, Grinius, Picas, etc., al menos en la salida, cuando han pasado 50 metros, chau chau. Como no puede ser de otra manera, me lo tomo con mucha calma, pero la cosa va muy bien y cojo ritmo rápido. Un cartel avisa de "115km a meta", jajajaja, gracias por los ánimos. Sin darme cuenta estoy arriba, en Tamadaba, unos minutos antes del tiempo previsto. La noche estaba espléndida para correr y lo estaba disfrutando al máximo. Ahora tocaba la parte más tediosa según los entrenos, pero en carrera resultó todo lo contrario y Tirma fue un auténtico parque de atracciones del Trailrunning. Seguía disfrutando, iba todo bien. ¿Todo? Una molestia extraña en la rótula me tenía algo desconcertado, lo achaqué a una presión excesiva en el vendaje, "bah, seguro que es eso, tu sigue". Y pa´lante con los faroles.
¿Qué se supone que estoy haciendo?

Llego a Artenara (km33,5) sin mayor novedad y fresco como una lechuga. Allí me esperan mis entrenadores Abel y Samuel que me asisten perfectamente, cambiamos algunas impresiones...y seguimos. En la zona de El Tablado las pilas del frontal deciden que han acabado su trabajo, ni me paro a cambiarlas por las de repuesto, cojo el de "por si acaso", más modesto pero fiable y seguimos. Me hacía ilusión pasar por Fontanales (km 43) antes de la salida de modalidad Advanced para disfrutar allí de la compañía de los muchos compañeros que desde allí partirían y luego para compartir un poco de carrera con ellos mientras, como preveía, me iban adelantando. Pero...paso a las 5:40 de la mañana, y claro, a esa hora, muy poca gente había por allí, aunque si que puede saludar a algunos amigos. De ahí a Valleseco y posteriormente a Teror con las buenas sensaciones intactas.
El gnomo hablando con el entrenador

La llegada a Teror (km 56),  mi pueblo, es espectacular. Allí está mi novia y  mis compañeros de equipo encargándose del avituallamiento y el ambiente pone los pelos de punta. Sin duda, uno de los momentos más bonitos de la carrera, piel de gallina al recordarlo. Sin palabras, muchas gracias. 


A las 9:36 paso por El Talayón, el ecuador de la carrera. A partir de aquí ya solo queda restar, ha pasado, en teoría, lo peor, pero...esto es muy largo y queda una eternidad. Me sorprende que nadie de la Advanced me haya adelantado aún, situación que se mantendría hasta el mismo avituallamiento de Tejeda, eso indica que la cosa va muy bien (y que la salida de Fontanales se retrasó un tiempo). A partir de aquí empieza a aparecer la fatiga y la subida por La Culata hasta el Roque Nublo se hace "durilla", tanto que es la primera vez en la carrera donde paso a ser "el adelantado" en vez de "el adelantador". Todo ello no me impide disfrutar del siempre místico paso por el emblema de Gran Canaria. De ahí a El Garañón solo tengo en mente una cosa, comerme la palmera de chocolate y dulce de leche de Tejeda que me espera allí junto a un vaso de Coca Cola. Y se me mete tanto en la cabeza...que empieza a hacerse la cosa un poco larga. Pero cuando la tuve entre mis manos... ¡Me suuupo cristiano! Gracias a mi pareja que volvía a estar en el punto clave y a Pedro y a Omayra que también estaban por allí y me ayudaron mucho.
Subiendo hacia Cruz chica.

Un rato después me encontraba en el Pico de las Nieves, cima de Gran Canaria y kilómetro 84 de la carrera, aquí la cosa empezaba a ponerse fea, ya noto el cansancio y las rodillas empiezan a decir que igual ya me estoy pasando un poco...pero seguimos restando. La bajada de La Plata -odio los descensos técnicos de ese tipo- se me hace eterna, no veo la hora de llegar a Cruz Grande, y de allí a Tunte la cosa no solo mejora sino que empeora. Esto empieza a no ser divertido. Agradezco llegar a Tunte (Km 94) porque se acaba la bajada técnica. Justo en ese momento rebaso mi distancia máxima recorrida en un día, por lo que a partir de aquí todo es nuevo, especialmente cuando finalizo la subida a La Manzanilla donde se cumplen los 100 kilómetros de carrera. 

¡Vamos! Quedan 25 a meta...pero que 25 kilómetros más duros. Bajada técnica a Ayagaures donde sufro muuuucho y me adelantan corredores como si nada, las rodillas siguen avisando de que ya es suficiente y que se acabaron las concesiones, pero la llevan clara si se creen que me voy a ahogar en la orilla. A Ayagaures (Km 107) llego bastante tocado. Empiezo a hacer cálculos del tiempo que me va a llevar alcanzar la meta. Dispongo de 3 horas para hacer 20 kilómetros y bajar de las 20 horas. Tenía en mente una horquilla de 21-23 horas. Así que los horarios los llevaba perfectos, pero las sensaciones...no tanto. Intuía que de ahí a Meloneras me quedaba un auténtico vía crucis, primero una larga subida, después el temido barranco de Los Vicentillos y por último el odioso canal. Rematar la faena va a requerir un esfuerzo titánico...


...pues no, todo lo contrario, "milagrosamente" una vez acabada la subida, la cual me tomé con mucha calma, empiezo a trotar y a recuperar sensaciones, no duele nada, voy bien, vuelvo a divertirme...y a correr. La bajada al barranco y el paso por el fondo de lajas de piedras se me hace hasta divertido, voy a buen ritmo, aparece el cartel de 15 a meta. "Son 100 kilómetros menos que el cartel que vi en la era de Berbique hace ya 17 horas, así que venga, a correr", me digo. Hago cálculos y si sigo así puedo bajar de las 20 horas bien, por lo tanto, mantengo el ritmo. Al rato aparece el cartel de "10 a meta". "Chacho...si le mando un poco más, igual hasta bajo de 19 horas...". Pues venga, voy muy muy justo para eso, pero por intentarlo que no sea. En la Machacadora están muchos amigos del Carphial, les doy las gracias y ni me paro, voy a por las 19 horas como un loco. Un poco antes del canal aparece el cartel de "5 a meta" y me quedan 25 minutos justos para bajar de esas 19 horas. Un día cualquiera, en un entreno medio normal, es sencillo bajar de 5 minutos el kilómetro, pero cuando llevas casi 120 encima y más de 8000 metros de desnivel positivo...no es tan fácil. Da igual, aumento un poco el ritmo. Veo el cartel de 1 kilómetro a meta y llevo 18 horas 55 minutos y unos pocos segundos... ¡¡Coooorre que solo queda uno!! 

Ahí, y no antes, me doy cuenta de que estoy tocando con las manos el lograrlo, y se me viene la cabeza el frío siberiano que he pasado en muchos entrenos, el calor infernal vivido en otros, el sonido del despertador cuando la cama estaba calentita y había que salir a entrenar lloviendo, el pasarme, por ejemplo, el día de reyes encima de una bicicleta por ahí mientras los regalos esperaban a la tarde para ser abiertos, las horas robadas a las personas importantes, los mil y un encajes de bolillo para conciliar todo y cumplir con los entrenos...y alguna lágrima se me salta. Ya estoy aquí, ya está hecho, valió la pena... ¡Pero corre, ya que estamos, vamos a intentar hacer un sub 19 horas!


18 horas, 59 minutos, 19 segundos. Ese es el tiempo invertido tras 125 kilómetros llenos de diversión, sufrimiento, dureza y mil sentimientos. Reto conseguido. La Transgrancanaria vuelve a darme una alegría. Hace ya varios años se convirtió en mi primera carrera, luego mi primera ultra...y ahora mi primera carrera de más de 100 kilómetros. Además acabando en el top 100 en una prueba del Ultra Trail World Tour y entre los primeros canarios. ¿La clave? La preparación previa y haber sabido plantear la carrera de forma inteligente en cuanto a esfuerzos y a la forma de nutrirme. Cada 45 minutos, a comer, cada 5 minutos como máximo, buchito de agua y cada hora, pastilla de sal. Mano de santo. El sabor de boca que se me queda es dulce como una bolsa de golosinas de 1kg de Belros, como una palmera de chocolate de Tejeda, como un polvito uruguayo, como un pinchacito de suero en vena al pasar la meta - ;) - ...como todo eso junto. 


Y así fue mi Transgrancanaria. Muchísimas gracias a todos los que estuvieron pendientes, a los que me siguieron vía RRSS, online, etc. A los que me desearon suerte y felicitaron luego. A mi familia que fue a verme a Teror y a la meta...pero yo llegué antes a esos dos sitios. A los amigos y compañeros por los ánimos durante el recorrido, a mi fisio por blindarme las rótulas el día antes, a mis socios de SolorunnersGC por facilitarme el reto ajustando horarios, a  Samuel y Abel de Runhabitat, los Pep Guardiola del Trailrunning, por hacerme un ultratrailrunner el primero y un ultratrailrunner evo 2 el segundo en estos últimos 4 meses. Gracias chicos. Y por supuesto a mi pareja por sufrir todo esto como nadie. Por las horas que le robo y porque a pesar de eso me apoya, me hace de asistencia y ya está empezando a planificarme los siguientes retos. GRACIAS.


Y esto no se para, ya tengo en mente las siguientes aventuras, todavía hay muuucho por conquistar. En breve te cuento.

Para finalizar, solamente recordarte una cosa, si yo puedo, cualquiera puede, y no hablo de acabar una carrera de 125km, hablo de cualquier reto que te marques. Esfuérzate y ve a por el. 

KeepPushing!

Datos Técnicos:
Prueba: Transgrancanaria 2016. (4-5-6/03/2016).
Kilómetros: 125. 8000 desnivel positivo.
Tiempo: 18:59"19.
Posición: 80 general. 36 master 30. 518 finishers.
Minutos por Kilómetro: -
Ganador: Didrik Hermansen (13:41"48). Caroline Chaverot (15:23"40).
Galeria de Fotos:

Material utilizado: 
Zapatillas: Hoka One One Mafate
Textil: Camiseta Tuga / Camiseta SportHG, pantalón Salomon, calcetines Mund.
Accesorios: Gorra Castelli, Chaleco Salomon Sense Ultra, Bastones Ferrino Eiger, Cinturon Arch Max Belt.
Reloj: Suunto Ambit 2S.
Nutrición: Geles 226ERS (Frutas del Bosque, Piña-coco y Cola), Pastillas de sal 226ERS, Pastillas Zero High5, 2 gominolas Clif Blok, Gatosport. Datiles con jamón. Sandwich de pavo y queso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...